sábado, 14 de febrero de 2009

Todo es posible en Galicia el 1-M

Dije en el anterior post sobre los indecisos en Galicia que estimaciones no permiten aventurar quién alcanzará la mayoría suficiente. Voy a argumentar porqué lo creo basándome en el análisis de la preelectoral del CIS.
Para empezar, la encuesta del CIS tiene un sesgo muy acusado hacia el electorado del PSOE como puede comprobarse en el recuerdo de voto. Hasta el punto de que si la encuesta tuviera que estimar los resultados de 2005 le otorgaría 9 escaños menos de los realmente obtenidos al PP, 8 más al PSOE y 1 más al BNG.

Conviene no perder de vista este sesgo que, por otro lado, aparece en la mayoría de los sondeos por múltiples motivos que Ana Lizaré en otra ocasión. La ventaja de la preelectoral del CIS, a diferencia de la mayoría de las publicadas, es que al disponer del cuestionario completo podemos ver mejor los sesgos.
Tal sesgo es uno de los motivos por lo que es preciso cocinar la estimación de voto válido. Para que nos hagamos una idea: la distacia de 13,3 puntos en intención directa de voto del barómetro de enero se convierten finalmente en 0,2 puntos de voto válido entre el PSOE y el PP.
¿Quién garantiza que unas correcciones de sesgo tan acusadas son las adecuadas? ¿Por qué la única pregunta que se presenta con tal sesgo corregido es la estimación de voto?
Pero lo que es más importante: dando por buena la estimación de voto, el siguiente escaño del PP tanto en Pontevedra como en A Coruña están claramente dentro del error muestral (cerca del 3,4 en ambas provincias): a 2 puntos y 1,5 respectivamente.
Es evidente que todo es posible el día 1 de marzo en Galicia. Bueno, todo no pero eso lo dejo para otro post.