viernes, 13 de febrero de 2009

Menos indecisos caperucita

Magnificar el porcentaje de indecisos es un clásico periodístico de las campañas electorales. Tomo hoy el ejemplo de la portada de La Voz de Galicia: “La Campaña electoral comienza con un 38% de gallegos que aún no ha decidido a quién votar”.

El titular merece varias puntualizaciones:

1ª el dato corresponde a la preelctoral del CIS, cuyo campo se inició un mes antes del inicio de la campaña electoral.

2ª (menor): se trata del 38% que en la anterior pregunta han respondido que piensan ir a votar, es decir sería un 34,2% de gallegos.

3ª (fundamental): cuando más adelante se le inquiere al entrevistado por su voto “¿a qué partido o coalición electoral votaría Ud.?” La proporción que manifiesta no saberlo todavía se reduce al 19,8%, y es inferior al 15% de
los que votaron a los tres partidos con representación parlamentaria: PP, PSdeG y BNG. Una buena parte de los entrevistados que llegan a la cita electoral sin saber a quién votar optan finalmente por la abstención.

No obstante: aún siendo la proporción de indecisos mucho menor de lo titulado, las estimaciones no permiten aventurar quién alcanzará la mayoría suficiente, si el bipartito o el PP. Y por lo tanto, el titular en este caso sí cobra el sentido que quiere transmitir: no hay nada decidido.